Bieloc

bieloc El bieloc se esconde en las bolsitas de especias que venden los Nimri en Marruecos aguardando a que los turistas las compren, para cruzar el estrecho e intentar una vida de fama y éxito en el mundo del espectáculo.
Una vez regresan los turistas, sale de entre una explosión de polvo especiado intentando captar la atención de todo aquel alrededor.
De lo rápido que se consume el bieloc sin especias habla el hecho de que casi nunca ha sido captado por una cámara, aunque se han dado raros casos en los que a alguno ha sobrevivido lo suficiente como para darle tiempo de suplantar alguna personalidad de la televisión.
El bieloc, una vez realizado, sufre comportamientos irascibles y cizañeros, tornando su natural simpatía en golondrinería y canelonismo.
Nueve de cada días perecen entre aspavientos y resoplidos.
1 COMMENT
  • homónimo
    Reply

    Tengo entendido que de esos resoplidos surgen los sueños del estuco más bellamente esgrafiado, también parece ser que los estucos que no llegan a ser esgrafiados, sueñan manchas de humedad donde muestran cómo querrían serlo; de uno de éstos surgió Laputa de Miyazaki y una pintura de Turner.

    Lo que no está claro de dónde proceden los sueños de las goteras ni a qué aspiran.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *